Tendríamos que dedicar tanto tiempo al conocimiento de todo aquello que nos rodea (mundo externo) como nuestro mundo interior, desearíamos enseñar al niño a identificar y conocer sus sentimientos, esto le daría estabilidad y armonía. Es lo que se llama inteligencia emocional.