Como quitar el pañal


Compartir

Todo lo que acontece en la vida del niño desde el momento que nace debe estar pensado, estar enfocado para comunicarle:

  • Que nos tiene contentos con la conquista que acaba de organizar en este momento ( el motor del aprendizaje del niño hasta los 6-7 años será tener contentos y satisfechos a sus papas por loa aprendizajes que logre).
  • Reconocer con gestos, caricias y alabanzas todos los progresos por pequeños que estos sean, por insignificantes que nos parezcan los logros se van conquistando momento a momento.

Para que estos dos factores se puedan dar de forma natural, no forzada elegiremos siempre el criterio de madurez. Estar preparado para conquistar cualquier objetivo significa que todo me va a costar mucho menos y que los éxitos serán muchos más que los fracasos.

En la etapa infantil, la participación y colaboración familiar es fundamental pues los aprendizajes-hábitos que adquieran os niños requieren de la complicidad de ambos. En este momento intentamos organizar junto con la familia el control de esfínteres para la
retirada del pañal, ¿cómo lo haremos?:

  • Explicar porqué motivo se inicia el control de esfínteres
  • Procedimiento que vamos a llevar en la escuela

MOTIVO POR EL QUE SE INICIA EL CONTROL DE ESFÍNTERES

El control de esfínteres obedece a un momento madurativo individual, pero que viene a ser óptimo desde los 27 a los 29 meses.

Es el momento en que el niño es consciente de que el pipi o la caca vienen, y comienza a evacuar con cierto control.

Pasamos de un vaciado automático de vejiga (se vacía cuando está llena) y no hay consciencia en el momento del vaciado, a un vaciado controlado. Soy consciente de que me hago pipi y aviso, controlando durante breves instantes la micción. Al principio se produce una micción como los perritos, muchas veces y poca cantidad. Seremos nosotros quienes pautaremos el tiempo entre pipi y pipi, que será de 20 a 30 minutos cada vez, también se puede producir al principio una retención masiva que puede dar lugar a que cuanto mas retengo mas me cuesta hacer pipi, por eso en ningún momento dejaremos que ellos establezcan el ritmo de micción.

PROCEDIMIENTO QUE VAMOSA SEGUIR EN LA ESCUELA

Seguiremos, como hemos comentado, el criterio de madurez por lo cual, los primeros en quitar los paquetes serán los niños que en estos momentos alcancen los 27-29 meses. Habrá un listado por orden de nacimiento en la clase, eso implica que los papás conocen de antemano el turno y el ritmo será de un niño por semana, con el fin de no condicionar la estimulación del aula.

¿Cómo lo haremos?………………..

1ª semana

Viene con el pañal al cole. En el momento del wáter, a las 10.30h aproximadamente se le quita el pañal hasta las 12h, momento en el que se le coloca de nuevo y ya no sele vuelve a quietar hasta el día siguiente (en esta hora y media se le invita a hacer pipi en el orinal cada 20-30 minutos).

————–IMPORTANTE———–

Cuando el niño esta haciendo pipi tiene que tener los pies apoyados en el suelo, por eso elegimos el orinal, de igual forma en su casa tendrá que tener su orinal, no vale un adaptador de wáter porque tendría las piernas colgando, necesita la toma de tierra.

Por la tarde no le quitaremos el pañal en el cole. Al llegar a casa sobre las 6 de la tarde se le quita el pañal hasta las 7,30h siguiendo el mismo ritmo, se le invita cada 20-30 minutos a hacer pipi e ignoraremos cuando se miccione fuera del orinal y premiaremos con gestos caricias y alabanzas aquellos pipis que acierte a hacer en el orinal. Los sábados y domingos seguiremos la misma secuencia que durante la semana e intentaremos marcar una pauta rítmica para toda la semana que sierva de soporte para la correcta automatización de sus esfínteres.

2ª semana

La misma secuencia que la primera semana pero añadimos las tardes en el cole, es decirm le quitaremos el pañal a las 3,15h y se lo pondremos a las 5 de la tarde. En su casa seguiremos el mismo ritmo como en la semana anterior, así como en los fines de
semana.

3ª semana

Como novedad vendrá al cole sin pañal y se irá a casa sin el pañal, seguiremos los mismos ritmos que en la semana 2ª, en su casa y los fines de semana seguiremos el mismo modelo que en las semanas anteriores.

4ª semana

Esta semana será de observación del grado de automatización sobre el control de esfínteres, saber el nº de éxitos y fracasos nos ayudará a tomar la decisión de quitar el pañal en la siesta o dejarlo algún tiempo mas, durante esta semana será fundamental para una conquista óptima las aptitudes que tengamos con los niños, sobre todo en el momento del fracaso, cuando se hagan pipi fuera del orinal o se mojen o mojen el sofá, para ello recordamos: los ritmos los marcamos nosotros y no tenemos prisas en la conquista de este objetivo, ya que dependerá mas de nuestra sistematicidad y saber estar en el momento del fracaso, ignorándolos siempre, (la vejiga está controlada porque el músculo que se ha de tonificar a base de abrirlo y cerrarlo a voluntad). Al cabo de este tiempo si todo ha marchado con la normalidad que se le supone podremos empezar a intentarlo durante el momento de la siesta, recordamos: los niños tienen que dormir hora y media de siesta, si no es capaz de controlar el pipi durante este tiempo lo despertaremos a la hora para evitar que meándose se enfríe.

CONTROL DE CACAS

El control de cacas es más conflictivo desde el momento que no limpiamos igual un pipi que una caca. Para un correcto control de cacas hemos de partir de la idea que el bebé desde el momento que nace, tantas veces que come, tantas veces que hace caca y tantas veces dormirá.

Conforme va pasando el tiempo el sueño va desgajándose de este tema. Pero el comer y el vaciado es una constante que no debería romperse en el momento de quitar el pañal. Si los pipis tienen su propio ritmo, así también las cacas.

Ha de habituarse al niño a que evacue después de desayunar, después de comer y al levantarse del sueño nocturno. Esos tres momentos son ideales. Evidentemente, si tenemos prisa esta función no se cumplirá y aparecerá de forma imprevista a lo largo de cualquier momento del día. Hemos de cuidar nuestros gestos y signos de desaprobación con respecto a sus heces, porque de una correcta postura por nuestra parte dependerá gran parte del éxito en la conquista de este objetivo.

Una vez estamos decididos y hemos iniciado el proceso teniendo en cuenta lo anteriormente expuesto, ya no volveremos a colocar el pañal. Entendemos que quitar el pañal es parte de un proceso de autonomía:

1º fue salir de la habitación de los papás, después desapareció el chupete, más tarde el biberón y por último el pañal.